Mar Rojo Hay 2 productos

Situado entre África y Oriente Medio, en este mar tropical, cálido y muy salino, viven extensas comunidades de corales. Con una superficie de 430.000 km2, se cree que recibe su nombre de la presencia del alga flotante Trichodesmium erythraeum, que a menudo aparece agrupándose en placas rojas y rosáceas en la superficie de sus aguas. Posee una concentración de sal muy elevada, un 42%, que es la que nos obliga a "sobrelastrarnos" cuando buceamos en él. La causa es la poca cantidad de agua dulce que le aportan los ríos y la elevada evaporación que experimenta su superficie.

Las principales razones del desarrollo de los ricos arrecifes del Mar Rojo son su profundidad y un patrón de circulación eficiente del agua, que se intercambia con la del Mar Arábigo y el Océano Índico a través del Golfo de Adén. Estos factores físicos reducen el efecto de la alta salinidad. El Mar Rojo es un ecosistema rico y diverso. Su condición de aislamiento ha originado especies endémicas, es decir, exclusivas de estas regiones. Más de 1.200 especies de peces han sido registradas y alrededor del 10% de éstas no se encuentran en ninguna otra parte del planeta. Esta diversidad se debe en gran parte a los 2.000 km de arrecifes de coral que se extienden a lo largo de sus costas extraordinariamente llenas de vida y visitadas también por algunos grandes pelágicos, entre ellos 44 especies de tiburones.

La biodiversidad especial de algunas zonas ha sido reconocida por las autoridades, como es el caso del gobierno egipcio, que designó como área de especial protección el Parque Nacional de Ras Mohammed en 1983. Ésta es una de las áreas más famosas y atractivas para los buceadores, pero no la única. Barcos hundidos como el famoso Thistlegorm, estaciones submarinas del mítico Cousteau, islas rodeadas de tiburones como las Brothers o lagunas frecuentadas por familias de delfines son solo algunos de los atractivos del buceo en el Mar Rojo, donde peces payaso, peces mariposa, peces ángel, napoleones y tortugas serán acompañantes habituales en nuestras inmersiones.